Sebastián Coll Llinás

Historia

Sebastián Coll Llinas S.L.


HISTORIA DE UNA EMPRESA... FAMILIAR

El embrión de la actual empresa se halla en la c/OLMOS, donde Sebastián Coll Vallés se instala dedicándose a la elaboración de hachas y cuchillos dando lugar a que su hijo Gabriel Coll Bennassar de profesión herrero del ferrocarril, dejara éste en 1921 y fundara lo que es hoy Sebastián Coll Llinás S.L. al trasladarse a la c/SOCORRO construyendo allí la primera forja de la empresa. Ubicación en la que permaneció hasta 1932 en el que debido al crecimiento de la misma se desplazó a c/BEATRIZ DE PINÓS construyendo un taller a su medida.

Al fallecimiento de Gabriel Coll Bennassar en 1936 su viuda Magdalena Llinás Moranta asume la dirección de la misma hasta 1939 en que es sustituida por su hijo Sebastián Coll Llinás, que busca nuevos horizontes hallándolos principalmente en la fabricación de troqueles para calzado, pues en Mallorca así como en Alicante había grandes fábricas de calzado en aquel entonces que presentaban cada temporada sus nuevas colecciones.

A su vez mantenían la herrería tradicional llegando así a los años 50 en la que añadió la especialidad de ballestas para autocares y camiones, no olvidemos que era el inicio del boom turístico y de grandes obras como el Dique del Oeste. En este tiempo se produjo la mecanización y modernización de los elementos de producción incorporando un torno y dos fresadoras.

En 1967 es la primera empresa que se instala en el polígono de SON CASTELLÓ adaptando la empresa a los tiempos que corren, manteniendo la herrería y la forja artística, trabajos de torno y ballestas, y creando industriales (Nave aerpons 44 m. de luz) y edificios de nueva planta. Al cabo de unos años se asume un nuevo reto con la fabricación de contenedores para el transporte de mercancía en general. Era un nuevo concepto de transporte. La empresa llegó a fabricar unas 1000 uds. de todo tipo.

En el año 1979 se incorpora a la empresa Gabriel Coll Morro, hijo de Sebastián, iniciándose en lo que es el proceso de producción de las distintas especialidades de la empresa.

En 1989 en el 65 cumpleaños de Sebastián Coll Llinás la empresa se constituye en Sociedad Anónima siguiendo la misma línea de producción si bien iniciando el camino de la cerrajería de obras.

A partir de 1991 se incorporan nuevas líneas de negocio como la rehabilitación de edificios (GRAN HOTEL, Plaça des Mercat) mediante estructura metálica lo que da pie a una paulatina introducción en los acabados metálicos.

Será en 1994 cuando una vez abandonada la construcción de naves industriales y manteniendo las restantes líneas de producción expuestas se adquiere una plegadora y una cizalla y se empieza a trabajar el acero-inoxidable, sobretodo en el ámbito de renovación de farmacias habiendo realizado hasta la fecha una treintena de ellas, fabricando estanterías, montradores, góndolas, expositores, letreros, forro de columnas, etc.

Anna Coll Garau, hija de Gabriel en el 2000 y coincidiendo con una gran reforma de empresa se hace cargo del departamento de informática recién implantado dedicándose principalmente a la elaboración de presupuestos y constituyendo el primer síntoma de continuidad de la cuarta generación.

En el año 2005 la empresa se transforma en Sociedad Límitada siguiendo los mismos ámbitos descritos, rehabilitación y reforma de edificios, cerrajería de obras y particulares y trabajos en acero inoxidable.

En 2006 una vez fallecido Sebastián Coll Llinás, auténtica alma de la empresa se incorpora a la misma Pau Coll Garau, hermano de Anna, segundo y definitivo sintoma de la cuarta generación, persona de gran empuje con un ansía atroz de aprender, destinado a ser el motor de la misma junto con su hermana y manteniendo así el espíritu familiar existente.